Durante muchos milenios nuestros antepasados han utilizado hierbas para crear una gran variedad de sustancias mágicas. Ungüentos preciados, guardados en secreto en el interior de cuernos o de tarros de cristal, se untaban en el cuerpo con el fin de realizar transformaciones mágicas. Las pócimas se bebían o untaban para alejar el mal y lo negativo, y las cortezas y maderas aromáticas eran arrojadas sobre las brasas con el fin de que dejaran escapar su aroma y sus poderes.

 

Por tanto, este libro es una guía que contiene métodos poco conocidos del arte culinario mágico. Los productos resultantes no llenan el estómago, pero enriquecen y mejoran nuestras vidas y las de aquellos que amamos.
No es necesario decir que aquí no figuran recetas para echar maldiciones ni para hacer el “mal”, tal como ocurre en otros libros.

 

Algunas de las fórmulas incluidas en este libro me fueron dadas por profesores, otras proceden de viejos manuscritos, algunas eran compartidas por amigos o surgieron al producirse la necesidad. Ciertas fórmulas son muy antiguas, pero todas ellas funcionarán si se preparan, se les confiere poder y se utilizan adecuadamente.
El mejor sistema para tener un conocimiento profundo de las hierbas y su magia es trabajar con ellas. Déjese enseñar por ellas. La fabricación de inciensos, aceites y pócimas es uno de los medios más sencillos y productivos para aprender la magia de las hierbas.
La magia ha de ser práctica. Si necesita un incienso protector a las tres de la madrugada, deberá prepararlo usted mismo. Este libro le abre una vía para llevarlo a cabo.

 

Como la magia de las hierbas es algo natural, solo precisa de instrumentos que ofrece la Naturaleza. Los más poderosos son los que aparecen en este libro: el incienso protector, el aceite del amor, el baño curativo.
Con estos instrumentos podemos transformar nuestras vidas y, por tanto, podemos cambiar nuestra forma de ser.
¡Que las transformaciones que usted realice sean para bien!

 

Una ceremonia curativa servirá para mostrar cómo opera la magia. 

Instrumentos
Los instrumentos que se utilizan para hacer magia pueden encontrarse en el hogar, o fabricarse fácilmente. Para llevar a cabo la mayoría de las operaciones y procedimientos mágicos, bastará este reducido número de instrumentos.
—  Un mortero y una mano de almirez (para moler las hierbas)
—  Una vasija de barro (para mezclar)
—  Una cucharita (para el incienso)
—  Un incensario (para quemar el incienso)
— Varios cuentagotas (para mezclar los aceites)
—  Una cacerola que no sea metálica (para hacer las pócimas)
—  Varios embudos pequeños (para los aceites)
—  Carbón de leña autoinflamable (vea el Apéndice 2 sobre el Incienso de la Parte II de este libro)
—  Una estopilla (para colocar las pócimas y las tinturas)
—  Un tejido de algodón y de lana de colores (para los saquitos)
—  Velas y candelabros

¡Diviértase creando sus propias pócimas, y hechizos!

 

E-book La Magia de los inciensos y Plantas

$300 $100
E-book La Magia de los inciensos y Plantas $100

Durante muchos milenios nuestros antepasados han utilizado hierbas para crear una gran variedad de sustancias mágicas. Ungüentos preciados, guardados en secreto en el interior de cuernos o de tarros de cristal, se untaban en el cuerpo con el fin de realizar transformaciones mágicas. Las pócimas se bebían o untaban para alejar el mal y lo negativo, y las cortezas y maderas aromáticas eran arrojadas sobre las brasas con el fin de que dejaran escapar su aroma y sus poderes.

 

Por tanto, este libro es una guía que contiene métodos poco conocidos del arte culinario mágico. Los productos resultantes no llenan el estómago, pero enriquecen y mejoran nuestras vidas y las de aquellos que amamos.
No es necesario decir que aquí no figuran recetas para echar maldiciones ni para hacer el “mal”, tal como ocurre en otros libros.

 

Algunas de las fórmulas incluidas en este libro me fueron dadas por profesores, otras proceden de viejos manuscritos, algunas eran compartidas por amigos o surgieron al producirse la necesidad. Ciertas fórmulas son muy antiguas, pero todas ellas funcionarán si se preparan, se les confiere poder y se utilizan adecuadamente.
El mejor sistema para tener un conocimiento profundo de las hierbas y su magia es trabajar con ellas. Déjese enseñar por ellas. La fabricación de inciensos, aceites y pócimas es uno de los medios más sencillos y productivos para aprender la magia de las hierbas.
La magia ha de ser práctica. Si necesita un incienso protector a las tres de la madrugada, deberá prepararlo usted mismo. Este libro le abre una vía para llevarlo a cabo.

 

Como la magia de las hierbas es algo natural, solo precisa de instrumentos que ofrece la Naturaleza. Los más poderosos son los que aparecen en este libro: el incienso protector, el aceite del amor, el baño curativo.
Con estos instrumentos podemos transformar nuestras vidas y, por tanto, podemos cambiar nuestra forma de ser.
¡Que las transformaciones que usted realice sean para bien!

 

Una ceremonia curativa servirá para mostrar cómo opera la magia. 

Instrumentos
Los instrumentos que se utilizan para hacer magia pueden encontrarse en el hogar, o fabricarse fácilmente. Para llevar a cabo la mayoría de las operaciones y procedimientos mágicos, bastará este reducido número de instrumentos.
—  Un mortero y una mano de almirez (para moler las hierbas)
—  Una vasija de barro (para mezclar)
—  Una cucharita (para el incienso)
—  Un incensario (para quemar el incienso)
— Varios cuentagotas (para mezclar los aceites)
—  Una cacerola que no sea metálica (para hacer las pócimas)
—  Varios embudos pequeños (para los aceites)
—  Carbón de leña autoinflamable (vea el Apéndice 2 sobre el Incienso de la Parte II de este libro)
—  Una estopilla (para colocar las pócimas y las tinturas)
—  Un tejido de algodón y de lana de colores (para los saquitos)
—  Velas y candelabros

¡Diviértase creando sus propias pócimas, y hechizos!